Taquitos de barbacoa de cachete

Diecinueve años llevamos casados con rumbo firme a los veinte. Durante todo este tiempo, he intentado mantener presente nuestras dos culturas en casa. Cuando vivíamos en México, yo adoraba y extrañaba nuestra cocina española y todo sea dicho de paso, siempre he tenido a mi lado a un buen comedor, agradecido y encantado con todo lo que preparo. Allí aprendí a hacer muchas de las cosas ricas que en casa, ahora ya viviendo en España, son parte de nuestro menú familiar. Sin embargo, había una receta que se nos había ido retrasando en el tiempo y que incluso habíamos intentado cocinar en una visita de mi suegra a casa y no quedó como teníamos en mente.

Cierto es que muchas veces idealizas platos que al probarlos de nuevo, te defraudan y piensas que no era para tanto… Llegar a los diecinueve años de casados sin haber conseguido comer barbacoa de cachete en España ya no era viable, así que compré una olla de cocción lenta pequeña. Ahora me pregunto ¿por qué no la descubrí antes?. En mi cocina conviven cualquier utensilio, electrodoméstico, molde o chorrada variopinta que se precie para hacerme más fácil la elaboración de cualquier receta y, sin embargo, nunca se me había ocurrido adquirir una de éstas, a pesar de que el antojadizo en sí ya tenía su crock pot cuando le conocí en Michigan. El descubrimiento ha merecido la pena ¡muchísimo!. Iré compartiendo otras recetas por aquí.

Los tacos de barbacoa de cachete es lo que te traigo hoy. El término barbacoa que se asocia en España a un fuego hecho con lecha o carbón donde se asa carne, en México se asocia al método tradicional que se usa para preparar carnes, cociéndolas en su propio jugo.

De orígenes precolombinos, la forma de cocinar estas carnes (de vacuno, cabra, cordero, etc.) es dentro de un pozo excavado en el suelo con un metro y medio de profundidad cubierto con una capa de piedras. La carne que se mete al pozo se envuelve en pencas de maguey. Se coloca la carne en un recipiente para mantener los jugos que suelta la cocción de la misma y se tapa con más pencas y piedras. Sobre esto se hace un fuego con leña y se deja cocinar por unas doce horas aproximadamente.

Yo no te voy a hacer liar todo este proceso. La olla de cocción lenta es suficiente para poder degustar unos tacos con el toque perfecto, sobre todo para los que tanto añoramos nuestro querido Monterrey.

La barbacoa de cachete de res nos llevó a buscar el tipo de corte de la ternera que se adecuará a la consistencia aquí en España y no es más que carrillera de ternera. Fui a determinar con el carnicero, le expliqué, buscamos lo que podría asemejarse y por lógica, cachete-carrillo/carrillada. Le encargué dos kilos para ir probando. Desde entonces, ya la hemos preparado unas cuatro veces.

Tengo que añadir a toda esta explicación, que en México los taquitos de barbacoa se suelen comer para el desayuno. Sí, para desayunar. Obviamente, es una bomba empezar así el día… sería más un brunch a la mexicana que un desayuno en sí, pero cuando uno vive allí ya sabe que no hay nada mejor como dar comienzo al día de esta manera y más si es domingo y en familia. En México, te la venden recién hecha en supermercados el mismo domingo (allí nunca cierran, ni el día de Navidad).

Ingredientes (para 4 personas)

  • 1300-1500 g de carrilleras de ternera
  • 1 cebolla grande
  • 4 ajos
  • 1 cucharada de comino
  • 1 cucharada de oregano
  • Sal
  • Pimienta
  • Un par de hojas de laurel
  • 1 vaso de agua
  • Un chorreón de aceite de oliva

Lava bien las carrilleras bajo el chorro de agua fría hasta que salga clara. Rocia el recipiente de la olla de cocción lenta con aceite de oliva, añade la cebolla bien cortada, los ajos enteros. Coloca encima las carrilleras salpimentadas y añade el vaso de agua y el resto de especias.

Aunque el agua no cubra la carne, no pasa nada. Te sorprenderá la cantidad de jugo que suelta la carne. Programa a cocción lenta durante 8 horas. Nosotros la dejamos toda la noche para poder desayunar el domingo por la mañana.

Cuando la carne está hecha, hay que desmenuzarla con dos tenedores. La carne está tan sumamente blanda que se deshace al separarla. La carne reduce bastante y con la cantidad de jugos que suelta, yo diría que en peso queda reducida a la mitad.

Lo ideal es que pongas la carne al medio y que cada uno se vaya haciendo sus tacos según las ganas de comer y su gusto, con o sin cebolla, con o sin salsa, etc.

Para acompañar la carne, te recomiendo poner un poquito de cebolla cruda, cilantro, salsa muy picante y aguacate de calidad. Basta con calentar un montón de tortillas de maíz o de harina, al gusto. En las fotos puedes ver los dos tipos y ¡a disfrutar de la barbacoa de cachete de res en España!

¡Qué viva México!

Déjame tu comentario, tu inquietud, tu propuesta más abajo. Me hace mucha ilusión leerte.

¡Muchas gracias!

8 thoughts on “Taquitos de barbacoa de cachete

  1. Perdona,Carolina,no conozco la olla,que marca es .y en que tipo de cocina la utilizas.
    La receta tiene una pinta buenisina,me encanta como escribes y sobre todo tu sensibilidad.

    1. En primer lugar, muchas gracias por tu comentario. Es un placer leer lo que pensáis detrás de la pantalla. En cuanto a la olla, la marca que la comercializa es crockpot pero la mía es una pequeñita de Lidl, para ir probando. Es un aparato barato que se basa principalmente en una carcasa con resistencias internas y una vasija de cerámica extraible con tapa donde se hacen los alimentos. Es una cocción segura de los alimentos porque su calor es muy bajo y se van soltando los jugos lentamente, además de que prescindimos del hierro u otros materiales no tan favorables para la salud.
      Espero que te haya servido.
      Un abrazo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *