Ruffle milk pie o tarta flor

Galatopita. Pastel griego rizado. Ruffle milk pie. Pastel flor.

Llámalo como quieras, pero, por favor, pruébalo.

Grecia era uno de esos sitios que siempre había querido conocer. Era una de esas cosas que se tienen en el bucket list (experiencias, metas, sueños por cumplir). Se me había llenado la memoria de admiración y fotos de aquellos edificios decadentes de la Grecia clásica, que son la muestra del esplendor de aquel pasado glorioso. Aquel viaje fue un sueño cumplido hace ya casi cuatro años. A pesar de la cantidad de cuidades que visitamos y que a mi me llenaron sobremanera, la gastronomía también se llevó una parte.

Este postre que traigo hoy es también conocido como el pastel rizado griego y en su sencillez está el poder de hacerlo excepcional. Pocos ingredientes, cero dificultad de montaje. Sea como sea que queden las laminas de pasta filo, este pastel de leche siempre se ve bonito.

¿Vamos allá?

Ingredientes

  • 1 paquete de 250 gramos de pasta filo (5 hojas)
  • 50 g de mantequilla derretida
  • 400 ml de leche infusionada con cascara de limón y camela en rama
  • 3 huevos L
  • 125 g de azúcar
  • 1 cucharadita de esencia vainilla
  • Azúcar glass para decorar

Forra un recipiente redondo apto para horno con papel encerado, por si lo quieres desmoldar cuando esté listo. Extiende las láminas de pasta filo y con una brocha baña de mantequilla cada hoja solo por un lado. Haz la forma de un acordeón/ abanico con cada hoja y enróllala.

Con las fotos podrás ver como añadiendo cada hoja de pasta filo, la rosa se va haciendo más grande.

Hornea durante 15 minutos a 175º con calor arriba y abajo hasta que quede dorada .

Mientras tanto prepara la mezcla que unirá las capas de pasta filo.

Infusiona la leche con la cascara de limón y la rama de canela hasta que hierva y retira del fuego para que temple antes de mezclarla con los huevos y el azúcar. Bate enérgicamente el azúcar con los huevos y añade la leche hasta que se integren todos los ingredientes. Vacia esta mezcla sobre la flor dorada y vuelve a meter al horno.

En esta ocasión el calor mejor solo por abajo para evitar que se queme. Hornea durante 20 minutos a 165 grados o hasta que el palillo salga seco. La consistencia es como de un flan.

Deja que se enfrie y rocía con azucar glass antes de servir.

Déjame tu comentario, tu inquietud, tu propuesta más abajo. Me hace mucha ilusión leerte.

Y si te gusta esta propuesta o cualquier otra, puedes compartir en redes sociales. Debajo del título de la entrada encontrarás las diferentes plataformas para ayudarme a difundir mi trabajo.

¡Muchas gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *