Cuando empezó el confinamiento, hace ya casi un año, tuvimos que reinventarnos para no aburrirnos. Todos en casa mientras el tiempo pasaba muuuy lento. Los sábados simulábamos ir a un restaurante de tapas y nos vestíamos como si fuéramos a salir, aunque el recorrido solo nos llevara a la mesa del salón.

Yo soy de la opinión de que estas cosas nos hicieron más fuerte como familia y dicho sea de paso, dado el encierro, mis hijos con entonces 16 y 11 años, empezaron a hacer sus pinitos en la cocina y hoy por hoy, varias cenas de la semana corren por su cuenta. Tengo que admitir que mal no lo hacen y que le pongan la cena a una de vez en cuando es un regalo que se agradece.

En estas dinámicas de salir un poco de las rutinas, decidimos hacer nuestras cenas temáticas, por países. Y de esos ratos en la cocina, salió esta receta de pollo tikka masala, que hemos ido adaptando a nuestro gusto y es uno de nuestras favoritas.

Con todo respeto a la cocina india, esta es nuestra receta de pollo tikka massala, una opción rápida y muy sabrosa a la que acompañamos de un pan tipo naan que también hacemos en casa.

Ingredientes

  • 4 pechugas grandes de pollo
  • 1 cm de Jengibre fresco rallado
  • 1 cucharada de cúrcuma
  • 1 cucharada de curry
  • 1 cucharada de sal
  • 1 cucharada de semillas de cilantro (o cilantro fresco cortado muy fino)
  • 1 cucharada de comino
  • 1/2 cucharada de cayena
  • 1 cucharada de garam masala
  • 2 cucharadas de concentrado de tomate
  • Pimienta negra en grano
  • 100 ml de leche de coco
  • El zumo de 1/2 limón
  • 1 yogur griego
  • 2 cebollas

Mezcla todas las especias y sepáralas en dos partes.

Una de las partes de especias se mezcla con el yogur griego y el jengibre, obteniendo una pasta de marinado. Añade en un bol la pasta y la pechuga cortada en cuadros del mismo tamaño y deja que se marine tapada en el frigorífico durante mínimo media hora, lo ideal es que lo dejarlas de un día para otro.

Fríe las dos cebollas en abundante aceite de oliva hasta que esté pochada junto con la mitad de las especies. Añade las pechugas de pollo y doralas a fuego alto. Añade el limón, el concentrado de tomate y la leche de coco. Baja el fuego a medio-bajo y tapa durante 20 minutos.

Para acompañar nada mejor que un delicioso arroz basmati aromático, simplemente hervido con algo de sal.

Déjame tu comentario, tu inquietud, tu propuesta más abajo. Me hace mucha ilusión leerte.

Y si te gusta esta propuesta o cualquier otra, puedes compartir en redes sociales. Debajo del título de la entrada encontrarás las diferentes plataformas para ayudarme a difundir mi trabajo.

¡Muchas gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *