IMG_6294connombre

El día de Muertos es una de las tradiciones más representativas de la cultura mexicana. Las escuelas se llenan de altares, con ofrendas, flores, calaveritas decoradas donde se honra las almas de los seres queridos, que, según la creencia popular, vuelven ese día de ultratumba. En estos “altares del día de muertos”, se colocan también fotos de los difuntos e incluso cosas que les pertenecían en vida así como sus comidas favoritas: arroz, tamales, tortillas, ponche y pan de muerto.

A la muerte se la respeta y se vive con ella. Se le percibe en México de manera muy peculiar y se suele hacer uso de la sátira para burlarse de ella. Para ello, las referencias a la catrina son muy frecuentes.

IMG_6295

La catrina (proviene de “catrín”,  hombre elegante y bien vestido) existe desde tiempos de Benito Juárez. Se usaba esta representación de un cráneo vestido con ropas, bebiendo pulque y montando a caballo para criticar la situación de país y de la clase más adinerada. Hoy en día, la catrina es parte de la esencia cultural del país y está relacionada directamente con la representación de la muerte y la convivencia de ella en lo cotidiano. Y más allá, la catrina y las calaveras, hoy por hoy, se han convertido en referencia para las artesanías del país.

Hoy, vamos a retomar tradiciones. No quiero que mis hijos dejen de aprender de la cultura de nuestro otro país por no vivir cerca de él. Ellos además presumen orgullosos de su doble nacionalidad. Para ello, te voy a mostrar una receta tradicional donde las haya, pan de muerto.

Dicen que su origen se remonta a épocas de la Conquista y a los rituales prehispánicos. Hay constancia de que cuando una princesa era ofrecida a los dioses, su corazón aún latente se introducía en una olla con amaranto y después era mordido por el que encabezaba el rito como agradecimiento a los dioses. Este gusto por los sacrificios humanos fue rechazado por los españoles, que elaboraban un pan en forma de corazón con azúcar teñida de rojo. El pan de muerto es un pan dulce que tiene un circulo arriba simulando el cráneo y unas tiras abultadas cruzadas en los lados que simulan los huesos.

Esta receta del pan de muerto es rápida. Me la pasó hace más de 4 años una amiga mexicana que las elabora cada año. Yo, con el tiempo, he hecho unas modificaciones a la receta original, pues le faltaba el sabor a azahar, que dicen, es el recuerdo de los difuntos.

IMG_6298
pandemuerto

Ingredientes para 2 panes medianos

  • 90 g. de harina
  • 80 g. de azúcar
  • 1 cucharita de sal
  • 1 sobre de levadura de panadería (5.5g.)
  • 60 ml. de infusión de agua, azahar y anís (70 ml de agua, 1 cuchara de esencia de azahar y 1 cuchara de anís en grano)
  • 1 cuchara de ralladura de naranja
  • 60 ml. de leche templada
  • 70 g. de mantequilla
  • 2 huevos
  • 1 yema de huevo para barnizar
  • 300-325 g. de harina común
  • Mantequilla derretida y azúcar para decorar

En primer lugar, prepara la infusión de azahar, no tienes más que hervir el agua junto con la esencia y el anís en grano y dejar que se enfríe. Cuela y reserva.

Mezcla la leche templada con la levadura y déjala reposar hasta que haga espuma, unos 10-15 minutos.

Mientras tanto, en un bol donde puedas amasar, pon la harina (los primeros 90 g.), el azúcar, la sal y la ralladura de naranja. Haz un hueco en el interior y añade los huevos. Mezcla. Cuando estén integrados, añade la levadura con la leche. Sigue mezclando Es el turno de la mantequilla. Amasa con mucho cariño. Por último añade la infusión de azahar.

A esta mezcla, añade la mitad de la harina y amasa para que se vayan integrando. A continuación, incorpora el resto de la harina. Lo normal es que la masa sea un poco pegajosa. Puedes añadir un poquito más de harina si lo requiere, pero no sobrepases mucho las cantidades o te quedará muy seco el pan por dentro.

Deja reposar tapado un par de horas hasta que doble su tamaño.

Separa la masa en dos y de cada masa, reserva un trocito para hacer una bola en la parte superior y unas tiras que simularán los huesos.

Dale una forma redondeada a la masa. Haz dos tiras y haz presión abriendo la mano con los dedos para formar la parte delgada de los huesos. Coloca las tiras cruzadas y la bola al centro.

Deja reposar otra media hora antes de hornear. Baña con yema de huevo y hornea durante unos 20-30 minutos a 160º.

Una vez que estén listos, baña con mantequilla derretida y espolvorea azúcar sobre tu pan de muerto… ¡qué lo disfrutes acompañado de un buen chocolate!

IMG_6296


IMG_6297

Dos veces hemos tenido la suerte de ir a Teotihuacán y en las dos ocasiones hemos tenido el placer de comer en un lugar especial, cuyos dueños son amigos nuestros, La Gruta. Ni que decir tiene que la comida que allí se sirve es espectacular, gastronomía mexicana con toques prehispánicos. Justo hoy, publican unas fotos de los altares de muertos que decoran su impresionante restaurante y amablemente me las han cedido para complementar esta entrada. Si algún día, tienes la suerte de llegar a Teotihuacán, una de las mayores ciudades prehispánicas de Mesoamerica y a tan sólo unos 45 kms de la capital del México, no te olvides de este nombre Restaurante La Gruta.

12200610_10153041818752038_664894201_n

Flores, fotos, velas, frutas, pan de muerto y la siempre presente Catrina.

collagelagruta

Si te ha gustado, ésta u otra receta y quieres compartirla via redes sociales o email, te estaré muy agradecido de que me ayudes a difundir mi trabajo. ¡Gracias!

hastalaproxima

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *