Galletas infalibles (paso a paso)

Picture1

Hoy en día es muy común que al final de la celebración, dícese cumpleaños, bautizo, comunión, boda, cada invitado acabe con una galleta decorada en la mano, pensando “¡Oh qué cosa más bonita, si da pena hasta comérsela!”. Pues yo las hago y además me las como. Si es que no tiene tanta ciencia como parece. ¿Te enseño cómo?

Esta receta es perfecta en sabor y consistencia. En un grosor superior, sirven para decorarlas con fondant o glasa. O puedes comerlas tal cual. Su inconfundible sabor a vainilla ambientará tu casa y en tus manos, con el amasado, permanecerá el olor por horas.

Por otra parte, el día de la Madre está a la vuelta de la esquina. ¡Tienes dos días! Hay que reconocer que toda vida empieza con el amor de una madre. Y cuando eres madre, aún crece más ese amor, por la-ahora-abuela. Compartes, comprendes, asimilas momentos por los que pasó para criarte y por los que pasas tú ahora. Si tienes suerte de tenerla cerca, abrázala, mímala, agradécele su trabajo desinteresado y su paciencia inmensa. Y si puedes, llévale estas galletas para que las disfrute.

Para el relleno he usado una mermelada de fresas a la vainilla que suelo preparar en casa. Prometo publicarla en un par de semanas, para que aproveches la reserva de la temporada y conserves la esencia de esta fruta tan especial en un bote.

Lee la entrada completa antes de ponerte a hacerlas. Te dejo todos mis trucos. Ojalá te salgan perfectas. Estoy segura que sí.

Ingredientes

  • 250 g. de mantequilla sin sal, a temp. ambiente
  • 415 g. de harina de trigo
  • 125 g. de azúcar glass
  • 1 pizca de sal
  • 2 cucharas de esencia de vainilla (se puede cambiar por la esencia que gustes, de limón o coco también quedan buenísimas)

Para el relleno

  • Mermelada de tu preferencia

Modo de preparación

  1. En un bol, pon toda la mantequilla y bátela durante al menos un minuto con las varillas eléctricas. Se hará una crema muy fina de un color amarillo clarito. Añade cuchara a cuchara el azúcar glass, tamizado previamente, hasta que se integre. Pon la esencia y mezcla bien. Por último y de la misma manera que antes, añade la harina, también tamizada, cuchara a cuchara junto con la sal.
  2. Saca la masa del bol y divídela en tres bolas. Amasa a mano una a una durante unos minutos, hasta que sientas que la masa es consistente.
  3. Coloca cada bola entre dos papeles encerados y amasa con un rodillo.
  4. Calcula el grosor de la galleta. Si lleva fondant tiene que ser mayor, para soportar el peso. Si es doble, como es este caso, es recomendable que sean más finas.
  5. Una vez amasada. Colócala en el frigorífico en una superficia lisa, durante al menos una hora antes de cortar las galletas.
  6. Usa un cortador de acero inoxidable. El corte es muy perfecto y con el frío de la masa, será coser y cantar.
  7. En la capa de abajo, coloca el palo en el centro y una cuchara de mermelada de tu preferencia. No pongas mucha o se te saldrá en el horneado.
  8. Coloca con mucho cuidado la galleta superior con el corte ya hecho y presiona un poco.
  9. Con un palillo, presiona los bordes, para que se peguen ambas masas.
  10. Precalienta el horno durante 10 minutos a 170º. Hornea a la misma temperatura durante unos 15-17 minutos. Tiene que quedar de un tostado muy ligero, de otro modo, la galleta estará muy dura.
  11. Debes dejar que se enfríen sobre una rejilla completamente sin tocarlas, para que endurezcan y queden perfectas.

OTRAS RECOMENDACIONES:

  • MUY IMPORTANTE: La mantequilla a temperatura ambiente, nada de microondas. En caso de que quieras acelerar el proceso, puedes, rallarla con un rallador de queso y esto hará que se ponga blanda mucho más rápido.
  • Todas las galletas deben de tener el mismo tamaño en la bandeja para evitar que unas se hagan antes que las otras.
  • Las galletas tienen que tener el mismo grosor por todos sitios para evitar que se formen burbujas en la parte superior.
  • A la hora de cortarlas, mete el cortador en harina entre galleta y galleta para evitar que se quede pegado a la masa.
  • En un recipiente hermético, duran como un mes. Por lo que puedes hacerlas de antemano para decorarlas con tranquilidad.
  • Puedes congelar las galletas ya horneadas. Con descongelarlas media hora antes, las tendrás listas para decorar o degustar.

Espero que te gusten muchísimo. Una vez que las hagas, repetirás. Seguro. Ahora puedes imprimirla con el botón que encontrarás más abajo, mandarsela por email a un amigo o compartirla en redes sociales. ¡Gracias por tu apoyo!

Picture2

Picture3

Picture4

La misma receta usada para decorar a mis niños de comunión:

Picture1

Los patines con los que colaboré en el Campeonato Nacional de Patinaje Artístico Alevín:

Picture7

Picture8 Picture9 Picture15

¿Me ayudas compartiendo en redes sociales ésta u otra entrada? ¡Muchas gracias!

hastalaproxima

Si te ha gustado esta entrada...

¡NO TE VAYAS SIN SUSCRIBIRTE!

Recibirás un boletín semanal con la nueva publicación y un regalo de bienvenida.

regalosuscripcion

<>
Este blog cumple con la normativa de la Ley Orgánica
15/1999 de Protección de Datos (LOPD).

3 thoughts on “Galletas infalibles (paso a paso)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *