Bombones de chocolate blanco y caramelo salado

Besos. Muchos besos. Que no falten nunca. De todo tipo y con el significado que cada uno de ellos conlleva. Nos hacen conectar con otras personas en distintos niveles afectivos. Un beso une, de la manera que sea. Se estrechan lazos, se salvan situaciones, nos ayudan a sobrevivir. Los besos refuerzan lazos sentimentales, aumentan las hormonas de la felicidad, mejoran nuestro ánimo.

Llevamos un año a falta de besos. Un año de besos perdidos. Suerte que los del vínculo familiar, burbuja de convivencia, los vamos manteniendo porque si no «perdidos» del todo estaríamos nosotros.

La receta de hoy es tan fácil como versátil e irresistible. Puedes combinar formas y sabores a tu gusto. Yo he decidido que lo mejor es hacerlos en forma de labios carnosos para mandarte, a través de la pantalla, un montón de besos de ánimo para las épocas que nos están tocando vivir. Vamos a ello.

Y recuerda: no dejes para mañana los besos que puedas dar hoy.

PD: Al final de la entrada de hoy encontrarás una recomendación turística (para cuando puedas moverte y se nos devuelvan la vida y los besos)

Ingredientes

  • 200 g de chocolate blanco para fundir
  • 50 g de azúcar blanco
  • 10 g de mantequilla
  • 75 ml nata líquida
  • 4 g de sal gorda

Empieza haciendo el caramelo salado. En una sartén, calienta el azúcar con la mantequilla hasta que empiece a tostarse. Añade la nata y remueve para que no quede ningún grumo. Incorpora la sal y ponlo en un recipiente para que enfríe y espese un poco.

Derrite el chocolate blanco y deja que atempere. Puedes teñirlo con colorante o si lo prefieres hacerlo con chocolate negro también.

Rellena la mitad del molde con chocolate. A continuación con una cucharita pequeña pon un pegotito de caramelo salado a lo largo sin llegar a los extremos. Termina los bombones con otra capa de chocolate blanco y mete a refrigerar durante al menos veinte minutos antes de desmoldar.

Este molde está super bien conseguido, se ven muy naturales los labios y desmolda estupendamente. Puedes hacerlo de la forma que quieras, siempre que el molde sea de silicona.

Te cuento también que hace dos semanas, tuvimos la oportunidad de movernos -certificado de movilidad mediante- hasta Vilanova i la Geltrú porque mi hija estaba convocada a concentración deportiva de la federación española de patinaje . Para evitar las idas y las vueltas, decidimos alquilar un apartamento cuyos dueños nos demostraron el cariño por las cosas bien hechas. Cuidaron hasta el más mínimo detalle e hicieron nuestra estancia muy especial. Silvia y Santi tienen una casa antigua restaurada manteniendo la esencia de la misma. Se encuentra en pleno casco histórico, por donde tuvimos el placer de dar un buen paseo hasta la playa. Debido a las restricciones, tiendas y restaurantes estuvieron la mayor parte del tiempo cerrado, pero aún así disfrutamos muchísimo.

Te dejo algunas fotos y el enlace por si en alguna ocasión hace falta hacer una escapadita.

www.airbnb.com/h/la-casa-del-ingles

Déjame tu comentario, tu inquietud, tu propuesta más abajo. Me hace mucha ilusión leerte.

Y si te gusta esta propuesta o cualquier otra, puedes compartir en redes sociales. Debajo del título de la entrada encontrarás las diferentes plataformas para ayudarme a difundir mi trabajo.

¡Muchas gracias!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *